02 agosto 2015

Trucos y consejos para vender en mercadillos

Si me hubieran dicho hace unos meses que estaría del otro lado de la mesa de un mercadillo, no lo hubiera creído.

Pero ese día llego, y como todo en la vida decidí que parte del cambio en mi vida es quitarme todo aquello que no me es necesario, pero que a cualquier otra persona le puede servir completamente (algunas para darle una segunda oportunidad, y algunas cosas están tan nuevas que es darle casi un estreno).

Así que comencé a organizarme y pensar...

 ¿Qué tengo que tener en cuenta para vender en un mercadillo?


Quería vender la ropa de segunda mano, así que comencé a revisar mis cajas, armarios y a sacar toda esa ropa que no me pongo o que nunca he llegado a utilizar "inlcuso con etiqueta". Comencé a hacer lavadoras, y revisar algunas cosillas que habría que hilar. Otras definitivamente no entraron en la lista, ya que me gusta intentar dar la ropa en el mejor estado posible.  Y ahí estaba yo, separando y pensando como ponerle precio a las cosas.

Pensé que no todo tendría que llevarme, ya que si bien es cierto que tengo miles de cosas de invierno, si yo misma encontraba un abrigo en pleno verano me daba algo!!! Así que separe todo lo de temporada de primavera/verano para poder llevar. Me sorprendió la cantidad de cosas que puede uno guardar de diferentes tallas, y pensando siempre en el "algún día".....

Luego al ver la cantidad de ropa que llevaría, junto con mi amiga Elisabeth buscamos una burra para poder colgar las cosas mas bonitas, ... pasamos unos días dando vueltas hasta que nuestra gran amiga Vicky Cambios nos cedió su burra para todo agosto!!!! Y que bien nos vino... (también utilizamos algunas cajas para que la gente revolviera y buscara por si misma)

Pero me he percatado que la ropa colgada en perchas fue más fácil vender, que si la pones toda doblada: a la gente le gusta lo fácil, no tener que ir desmontando y desdoblando cosas. Así que para la siguiente si es posible un par de burritos será mejor!!! Y conseguir perchas, perchas, muchas perchas!!!
 
Algo que se nos paso por alto, y que hubiera sido más fácil vender es un "ESPEJO", ya que las personas pueden verse con ella puesta. Aunque este día no pusieron mucho problema, se apañaron para ir a mirarse al espejo del vecino. (Aquí aprovecho a decir que la relación entre los feriantes es inmensamente genial, y de apoyo mutuo... pasamos tantas horas ese día que terminamos hablando y colaborando entre todos)

También se nos ocurrió DIVERSIFICAR, y no llevar solo ropa! Llevamos calzado y ropita de bebé, gorros, artículos de electrónica o de coleccionismo, joyas y bisutería entre otras cosas, ya que la idea de que la gente le guste encontrar algo especial, nos encanta.

Las prendas en ésta ocasión no pasaban de los 1€ a 8€, siempre pensando que los precios son casi simbólicos para poder ayudar al reciclaje y a dar vidilla a la paradeta!

Comprendí que no todos se acercan a preguntar "¿Cuanto vale esto? por lo que es muy importante tener las cosas marcadas, y con letreros... hay gente timidilla o que va a su aire, pasa varias veces y al final se acerca.  El comportamiento de las personas es un mundo impresionante!!!

Y así con buena música, un gran sol y aire que en alguna ocasión teníamos que salir corriendo tras las sombrillas o sostener los burros, transcurrió nuestro mercado de Segunda Mano en Sants!!!

Espero que os haya gustado nuestra aventura y aquí os dejo un video!!!